martes, 8 de mayo de 2012

Fiesta quelónica.

(Fotografía de Helmut Newton : Cocodrile Eating Ballerina)

Enciendo una luz,
se apaga el vacío.
Me deslizo entre reptiles
en mi forma de insecto.
Sus aciagas lenguas
ansían devorarme,
hacerme añicos
en su fiesta quelónica.

Vuelo o lo intento.
Huyo o me encierro.

La saliva impurifica el alarido,
convirtiendo en tangible
y mortal
la vorágine de expiración
de un insecto fusilado,
regurgitado,
como un sueño que se diluyó
antes de tiempo.

Soy pasto en sus fauces.
Dejo de ser.

Larvaria desprocreación.

23 comentarios:

  1. Rezaré por tu resurrección.
    Aunque no sé a quien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Dale cuatro patás bien das al bicho y que lo sodomicen los dioses tenebrosos!!!

    Bss

    ResponderEliminar
  3. Ohhh! terminar siendo festín de reptiles, que tragedia, verdad? ;)

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  4. Cuando te busco, siempre estás....que bueno poder disfrutar-te

    bsos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Ese cocodrilo es muy cruel. Pero no creo que quiera devorarte. Creo que sólo practica una sofisticada teoría del conocimiento.

    Besos, Amanecer.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan estos últimos poemas...Y los dos versos del principio me impactaron. Bicos!!

    ResponderEliminar
  8. Terrible fiesta ¿No?

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  9. Te imagino como un cangrejo. De fiesta, eso si...

    ResponderEliminar
  10. Todos dejamos de ser cuando se desvanece el universo... besos!

    ResponderEliminar
  11. Yo quiero que me coma ese cocodrilo.

    ResponderEliminar
  12. "Vuelo o lo intento./Huyo o me encierro."

    Me encanta, creo que no hay más remedio que hacer eso.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. me he sentido deglutido poco a poco y me ha gustado

    besos

    ResponderEliminar
  14. La foto también podría llamarse Bailarina echándose la siesta en un cocodrilo.

    El texto tiene un deje erótico muy majo.

    Saludos.

    Pd. Si no has visto El hombre tranquilo, es una apuesta segura. Palabra de Hell.

    ResponderEliminar
  15. El hombre es un insecto para el hombre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Los insectos y los sueños, esa es la cuestión. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Sueño ahora con caimanes y le pongo apodos a los alaridos. Amaneceres nocturnos me despojan de esas sombras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. ¿Qué será del pobre reptil? Hambre entre sus fauces y diversión al intentar cogerte. ¿Pero qué pasaría si hubiese un millón de insectos a su alrededor? :)

    Saludiness!

    ResponderEliminar
  19. Oh, se puede mirar desde muchas esquinas. Lo entendí y disfruté desde el hombre abrasado por su propia sociedad de lagartos y grandes caimanes. ¡Desaparecida en la ciénaga!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Vuelo o lo intento.
    Huyo o me encierro.
    Esa es la pregunta, Que indecision!

    Estupenda foto.

    ResponderEliminar
  21. Vaya que es original este poema. Tambien la foto.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  22. Somos carnaza de reptiles famélicos, polidesayunos de camaleones electos.

    Abrzs

    ResponderEliminar
  23. que nos devoren, siempre volveremos a ser*

    ResponderEliminar