viernes, 11 de mayo de 2012

Cuadro dérmico.

(Fotograma de la película The pillow book de Peter Greenaway)

Pierdes la piel.
Órganos al descubierto.
Latidos en crescendo.
Funciones translúcidas.
Sangre en la pared.

Escriben sobre ella
perforándola
con un ruido seco,
exánime
y tuerto.

Formol,
tinta china
y un tono decadente
sobrevuelan los poros
para suicidarse en la dermis.

...

La interrogación
se ciñe a la claridad.
La oscuridad
se satisface con las exclamaciones.

La razón
recoge el PH ácido
y se inmola
con el recuerdo falso
de una infancia sin fricciones cutáneas.

El cuadro dérmico vale un millón.
Tu superficie se ha triplicado.

Y el frío sigue siendo muerte,
un tatuaje eterno
de la mirada perdida,
decaída,
descompuesta
que yace cataléptica
sobre la caligrafía de tu ser,
sobre la esencia de tus grafemas.
Ebria de placer.

20 comentarios:

  1. Esta intensidad es difícil de lograr, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, me encanta y requetencanta! ;)
    -gran película por cierto-

    Besos hermosa.

    ResponderEliminar
  3. La piel, todo un mundo de sensaciones.
    A veces nos la arrancan o la arrancaos y otras dejamos que sienta hasta el estremecimiento.
    Pura piel somos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos piel, y lo bueno de esto es que se regenera.

      Eliminar
  4. Primero la forma, la delicada forma curva de un poema. Esa es la primera contemplación de mi ojo sano a tu arte. La forma del poema. La forma visible, palpable, demostrable. la forma de mujer o de árbol. No sé. es preciosa.
    Después las palabras, adentro de esa forma, sin presiones. Como si las "chicas" realmente quisieran estar ahí, ser parte de esa forma preciosa. Ese dibujo ese poema.
    Finalmente la interrogación, la oscuridad. La muerte fría. Las dimensiones que nos marcan la piel, que se cuelan, y adentro de la forma, o de nosotros mismos, erigen un terrible vacío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué puedo yo añadir a este magnífico comentario? Has analizado el poema mejor que yo misma, tanto su forma como su contenido, y yo no puedo estar más de acuerdo con tus palabras. Sólo decir que lo de la forma ha sido casualidad, pues al darle a centrar quedó así, con una forma de mujer de caderas anchas. Y la verdad es que me encanta. Ha sido una de esas casualidades que le alegran a uno el día.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  5. La razón es una loca irrecuperable.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La dermis es igual de volátil que nuestra alma. Sólo espera los dedos adecuados que penetren en ella o la rocen suavemente.

    ResponderEliminar
  7. La intimidad es un mundo lleno de emociones,
    te dejo mis saludos
    feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Dérmicamente un soplo tatuado de eros y anfetaminas. Estaré poblado de agujas y en Siria alguien está muriendo en este minuto.

    Besos.

    PD. El comentario de Cuervo es preciso.

    ResponderEliminar
  9. Es una marca que merece ser expuesta para que los críticos de arte y exegetas se acuchillen unos a otros para apoderarse de la verdad. Yo traigo las palomitas.


    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. me gusta y Greenaway es un arquitecto de la imagen

    besos

    ResponderEliminar
  11. Es sabido que la piel tiene memoria. Mapas de sensaciones que de algún modo "recuerdan". Los órganos internos no lo sé. Pero el descubrimiento asombroso con el que me quedo es aquello de la "caligrafía del ser". Chapeau, querida.

    ResponderEliminar
  12. Además de gustarme (ya sabes qué opino de tu escritura: aplausos y más aplausos y lo que ya te dije muchas veces por otros lados), debo decirte que me recordó una película que ví hace un tiempo: "Escrito en el cuerpo".

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  13. Pero qué genial conjunción entre director y poetisa :) Sublime.

    Saludiness!

    ResponderEliminar
  14. El léxico científico para describir un objeto tan carnal conjuga notablemente bien, dota al poema con aquel toque tan olvidado de la pretérita ciencia ficción, de nuestro tiempo actual, qué diablos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hay quien hace maravillas con un bisturí en sus manos, mientras otr@s lo hacen con la pluma pero, el diseccionar la grafía de la corporalidad inerte, es pura alquimia.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Vaya manera de escribir, Simepre que te visito me sorprendes !Me encanta!
    Un abraXo

    ResponderEliminar
  17. Creo que me indigestado de tanta química, jajaja.... abre la ventana... Un beso!

    ResponderEliminar
  18. en cambio a mi el comentario de Mothman me parece igual de esplendido que tu poema.
    Un beso.

    ResponderEliminar