jueves, 10 de mayo de 2012

El hombre elefante.

(Fotograma de la película El hombre elefante de David Lynch)

Elefantes.
Una manada furiosa embiste a un prototipo de madre que se convulsiona ante una violenta sucesión de imágenes. El corazón del feto –su prototipo de hijo- se traspapela y el cerebro se abandona a las pruebas circunstanciales derivando el control de las terminales nerviosas a un hombre de – futuro- pelo insípido y –futuro- rostro fraudulento. De momento es un ser en desarrollo, el sustantivo “hombre” aterrizará sobre su cabeza tras el parto, si ninguno de esos “normales” escandaliza al pueblo llano. Si su genética es aún cambiante. Si no, monstruo será la palabra con la que se acunará desde su primera respiración.

Elefantes.
Sobreviene el caos. La inhumanidad ahoga, exprime e idiotiza al planeta; murmura, señala y apalea al hombre diferente, apagándole y provocándole pesadillas diurnas en las que vaga entre las sombras deseando llegar al hogar que nunca tuvo, volver a abrazar a la madre que se extinguió en su infancia y recibir una simple muestra de cariño que no conlleve escupitajos. Mientras, su alrededor se convulsiona ante las deformaciones físicas que escudan el alma del único ser que merece apellidarse humano, del único que supo sobrellevar el 90 % de sus días escondido, exhibido, maltratado y ensuciado por las palabras de los verdaderos imbéciles y aún así hallar la belleza en la naturaleza. El que una vez fue tratado BIEN, sólo pretendió llenar el último vacío que gemía en su interior acostándose sobre las consecuencias como una persona más.
Y así fue como John Merrick cesó en su empeño por hacer de la Tierra un lugar mejor.



Nada,
nada morirá jamás.
La corriente sigue su curso.
El viento sopla.
La nube vuela ligera.
El corazón palpita.
Nada morirá.

El hombre elefante, 1980.


Para saber más sobre John Merrick.

16 comentarios:

  1. Quién sabe si no es mejor traspapelarse a vivir en este mundo. Habitar un tormento lyncheano ha de ser más placentero...

    ResponderEliminar
  2. A los mediocres y de encefalograma plano les asusta todo aquello que es diferente, grande, poderoso solo porque lo emanan.
    Y pasa lo que pasa.

    La corriente sigue su curso y en la corriente pasan cosas interesantes.
    Hay que saber fluirla y dejar que se ahoguen los necios.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Dolorosíma entrada, ya el hombre elefante me impresionó y golpéo y arrastraó, en su embestida.
    El poema que nos dejas es increíblemente bello en su sencillez. UUUU.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Esta noche me ido a las tantas a dormir por culpa de esta película!! jajaja
    Ya has visto que he hecho los deberes...
    película que me impactó hace años y otra vez me ha vuelto a impactar!

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja qué bien!
      A mí me dejó un shock, es tristísima y preciosa a la vez!

      Eliminar
  5. La inhumanidad ahoga, exprime e idiotiza al planeta; murmura, señala y apalea al hombre diferente, apagándole y provocándole pesadillas diurnas en las que vaga entre las sombras deseando llegar al hogar que nunca tuvo, volver a abrazar a la madre que se extinguió en su infancia y recibir una simple muestra de cariño que no conlleve escupitajos.

    Así. Así sencillamente me siento yo en este mundo que para mí, no sirve de nada.

    ResponderEliminar
  6. Es bueno plantearse si el entorno que nos rodea es físicamente el ideal para desarrollar nuestra especie. Tal vez los humanos no tengan ningún lugar ideal, destinados a desencajar siempre, incluso eligiendo el contenido del entorno, su avance, sus hábitos...

    Por cierto, ahora pensaba que el remake de El hombre elefante podrá ser interpretado, a sustitución de Hopkins, por el Rey.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita, quita. No creo que el Rey, por muchas relaciones íntimas que haya tenido con elefantes sea capaz de llorar de emoción pura y simple la primera vez que vea a este hombre. Esa escena es impagable:
      http://advolotkina.tumblr.com/post/21568845366

      Eliminar
  7. Mais do que ser ternura
    É cativar corações e mentes.
    Mais do que ser luz,
    É colorir o universo de cores mil.
    Mais do que ser ponte
    É caminho seguro a seguir.
    Acima do bem e do mal
    Do que já houve
    Do que há
    E do que houver.
    É fonte de esperança
    É bênção insuperável
    Entre os seres, inigualável,
    De beleza extasiante
    Dando-se por inteiro
    Sem dia, hora, lugar
    É bela, é forte
    É fonte de amor
    É mulher.
    É mãe!
    Um feliz e abençoado Dia das mães.
    Tem um presente para você na postagem
    ofereço com muito carinho.
    Deus abençoe todas as mães do Mundo.
    Evanir.

    ResponderEliminar
  8. Hará alrededor de un año que vi esa película. En su momento me impactó profundamente.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Es tan triste y tan bonita... Algunos de los animales que me ponen más tierno son los paquidermos (bueno, ya sé que no es una clasificación muy ortodoxa, pero nos entendemos). Aunque, claro, también los gatitos, los osos, las belugas, los delfines... Qué horror. Que alguien me dé un cachete.

    ResponderEliminar
  10. No veré esa peli más.
    Duele mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es una de mis pelis favoritas. Tu texto genial. Lo de sobrevivir al caos interesante concepto a discutir ;) besos!

    ResponderEliminar
  12. En el Fantasma de la Ópera había un jorobado.
    Eso.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Destruímos lo que es magnífico y queremos ser unos seres benevolentes... Me encanta la película del hombre elefante, ¡Me han dado ganas de volver a verla! jaja :D

    Saludiness!

    ResponderEliminar
  14. En la Habana conoci a un muchacho asi, hace mucho tiempo, y no se si viva todavia. Cuando vi la pelicula le recorde... la humanidad apalea al hombre diferente, y no solo al deforme. Apalea a quien se atreve por el bien de todos, porque es mas facil creerle a una pantalla que a la verdad.

    Besos

    ResponderEliminar