martes, 5 de junio de 2012

Opio parlantes.

(Fotografía de autoría desconocida vía ecatann)

Eran días formales.
Eran pilotos en lo alto del mar lloviendo pájaros y naúfragos en el fondo del cielo devorando peces espada.
Eran mañanas de insomnio y cúmulos cancerígenos en las tardes por la playa.
Eran tejados bajo tierra y sótanos enquistados en la primera nube de la tormenta.

Eran días extraños.
Corríamos desnudos por inhóspitos parajes y el paracaídas vomitaba recuerdos de una isla a otra. Queríamos huir pero el miedo se fornicaba a la metástasis y abollaba la esperanza en conserva. Necesitábamos fustigarnos con la carne sobre la carne, el desgarro de la sangre y los cuerpos apilados, pero el Parkinson nos clavaba estacas en la fuga del estómago. Nos mutilaba los últimos resquicios de cordura.

Eran tres poetas de placenta y seiscientos infectados al año.

Éramos opio parlantes.

27 comentarios:

  1. Tu escritura es opiácea, pero a la vez hay en ella mucha cordura. Bicos!!

    ResponderEliminar
  2. Es como una forma cruel y enferma de describir el paso del tiempo, ¿no?, vamos, la edad. Y el opio, según el parnaso y los simbolistas franceses, enaltecía el espíritu e inspiraba. ¿Inspirará la edad? Supongo que respondes afirmativamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con lo de escritura opiácea y experimental. Literatura de riesgo, algo que oxigena, que da aire, que hace avanzar.
    PD: cuidadín con inhóspito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, se me había pasado. Gracias por la corrección :)

      Eliminar
  4. Mejor que el opio no cese, para bien de los poetas, para bien de los infectados anuales...

    ResponderEliminar
  5. Como dicen por aquí, que el opio no cese, que nuestra propia droga encargada de distorsionar nuestra realidad no se esfume. Es la única manera de afrontar el paso de la edad, y de los años, y de poder llevar aunque sea a ratitos las despedidas.

    Gracias por estas palabras, me han venido muy bien hoy, más de lo que te puedas imaginar.

    Un abrazo.

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  6. Eran días de magia que ya no son.
    Los recuerdos deberían fallecer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. En algún lugar, a muchos años de aquí, alguien está apilando cajas de libros en una nube. Opio parlantes me embriagan, que así sea siempre. Besos!

    ResponderEliminar
  8. me encanta lo de "éramos opio parlantes"!
    Aunque una servidora tal como ha expuesto esta mañana el trabajo final de posgrado, parecía que iba de opio hasta las cejas...snif

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. A veces es bueno sentirse náufrago y tomar distancia de toda tierra habitada, de toda mente ordenada. Me gusta dejarme empujar por tus delirios.

    Bisous!

    ResponderEliminar
  10. Genial!!!!! Me encantaron las imágenes que creas con tu escrito. Bravo!!!!!

    ResponderEliminar
  11. el paracaídas vomitaba recuerdos de una isla a otra. Me gusta, pero sobre todo esto

    ResponderEliminar
  12. Impresionante , esas fotos són geniales ...

    Un gran abrazo desde Barcelona .

    ResponderEliminar
  13. Los días de opio llevan a una noche de letargo.
    A la larga el dolor lo invade todo.
    Luego, cada uno hará lo que pueda. Yo me alejo de la orilla radiactiva.
    Pero me llevo grabada cada palabra tuya.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hemos hablando de pájaros y de mañanas de insomnio a la vez. Me gustan esas casualidades, el insomnio suele llevarse peor con la noche. Cuestiones de convivencia, a menudo.

    ResponderEliminar
  15. Cuanta intensidad. La infancia envuelta en humo de opio de la inocencia a la decadencia, me ha encantado. Es bonito cuando no tenemos vergüenza de nosotros y vamos desnudos, esos veranos a pie de playa o en la montaña, siendo libres de nosotros mismos. Besos guapa!

    ResponderEliminar
  16. Asi quisieran vernos a todos, consumiendo los dias en el letargo mientras hacen su fiesta.

    Besos y se feliz!

    ResponderEliminar
  17. Me quiero tergiversar en las enfermedades de tus letras. Dejo de manifiesto que entre ellas habitan seres de otras almas, de temperaturas violáceas, de trinos sementales. Si algún día dejas una ventana abierta piensa en los faros que nacen de tus dedos.

    ResponderEliminar
  18. A mi siempre me ha molado Sherlock (y la serie reciente me encantó) y todo lo que conlleva. De pequeño leía mucho a Agatha Christie también.

    Venga que ya han vuelto las pelis!!!! :D

    Ciao

    ResponderEliminar
  19. Debe ser terrible andar en esos callejones aparentemente sin salida interpretando opio parlantes.

    Hola Esther, Increíble como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. necesito entender esto:
    "Eran tres poetas de placenta y seiscientos infectados al año".
    porque el resto del poema es pura y exquisita decadencia, hay momentos que rste poema huele a geriátrico yodo y ulceras.
    abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que la vida de alguien que escriba poesía iría bastante acorde con los delirios que salen de este texto, y no todos aquellos que escriben lo hacen desde siempre, sino que es más probable que haya habido un punto de inflexión en sus vidas a partir del cual empezaron a escribir. Por eso lo de sólo hay 3 de placenta (innatos), y en cambio hay muchos infectados al año (aquellos que surgen a partir de ese punto de inflexión).

      Eliminar
  21. Magnífico poema, de gran calidad. Muy buenas imágenes. Bello. Un abrazo. Te sigo.

    ResponderEliminar
  22. De todo hay en la vida, a veces es buena la reflexión.que tengas una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me recuerda a: http://www.youtube.com/watch?v=Y0AgTxG1vyc

    ResponderEliminar