domingo, 1 de abril de 2012

Translucidez inamovible.

(Ilustración nº365 de Daniel Horowitz)

Puedes borrarte en la distancia,
dejar que el horizonte lleve a cabo su misión
y te desdibuje empezando por un mechón de pelo
y concluyendo por el pulgar del pie izquierdo,
quedándote cada vez más translúcida,
más ingenua,
inexistente
y atrozmente desapercibida.

Sujeta a la superficie terráquea -sólo- por alfileres de colores
que te desgarran las extremidades
y te hieren el influenciable esternón
roto por las lágrimas resecas,
los recuerdos sin envasar
y las carreras a las cinco de la mañana
en una calle sin farolas por la Hora del Planeta.

Inconscientemente esto reincide cada día,
cada jodido instante,
pero superficialmente nadie puede verlo,
ni siquiera olerlo
aguzando ese sentido menor
-nieto con discapacidad de la visión-,
excepto las noches de luna creciente
tras el octavo latido en cadena
y el infinito guiño a su sexo.

23 comentarios:

  1. Wow. Me gusta! y la imagen es una pasada.

    ResponderEliminar
  2. ...dejar que el horizonte lleve a cabo su mision...
    Muy bueno!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que aunque mires de cerca a las personas de tu alrededor, si tienen el escudo bien construido, es imposible ver el dolor que guardan dentro... Tan sólo eso, rozamos la superficie...

    ResponderEliminar
  4. Cuan fiel es la sombra dibujando silueta, a la luz de la luna.

    ResponderEliminar
  5. Eres imposible de comentar.
    Das tanto que habría que estar una hora escribiendo.
    Seguiré intentándolo pero no prometo comentario alguno que esté a la altura.
    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Precioso. "Sujeta a la superficie terráquea -sólo- por alfileres de colores" Me has matado!!! jaja besos hermosa!

    ResponderEliminar
  7. todos seremos engullidos por el horizonte, desde el pelo al pulgar, y envasados o no, los recuerdos serán eso, recuerdos. Gran poema, saludos

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado! ahora mismo solo quiero ser translúcida...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Creo que yo alcancé a verlo. Y apreciarlo.

    ResponderEliminar
  11. Si, pero un día ocurre algo que te hace estar bien, ser para una, dejar de ser traslúcida y empiezas a brillar.
    Esos alfileres te sueltan.
    Y ya todo importa un carajo porque de verdad empieza lo bueno, aunque duela y aunque otras veces no.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo prefiero siempre más a los translúcidos.

    ResponderEliminar
  13. Me impresionan tus textos, me pareces una artista de la palabra, y te admiro por ello.

    Dibujo el horizonte con tus letras sintiendo la brisa de la distancia que abraza los latidos de tus sílabas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Nunca estaré tan liviano como quisiera...un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Mm maravilloso, es que desbordas talento querida mía...un gusto pasarme por aquí, feliz semana santa, guapa.

    Besos gitanos!!

    ResponderEliminar
  16. ¡Uala! Me ha calado, hasta los huesos del alma. Hermoso y desasosegante. Por cierto, las imágenes que te acompañan siempre me parecen imaginativas y acertadamente ilustrativas de tu subyugante mundo. Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Muchas veces me siento difuminada, y me encanta esa sensación en la que ningunos ojos te escrutan.


    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  18. Diferente tu modo de entender el mundo...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Cuanto el tiempo presente, se convierte en pasado y éste queda olvidado, ya no hay nada que hacer...
    Qué bonito!!!!!!
    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  20. Cada vez que te leo me desintegro en un mar de píxeles que inundan el sumidero de mis miedos. Me ha gustado.
    Abrzs

    ResponderEliminar