viernes, 6 de abril de 2012

¡Auto-opérate el apéndice!

(Collage de Maurizio Anzeri)

Resplandece el apéndice extirpado, un muerto anunciado en los manuales de medicina, cruelmente fusilado por cirujanos sin miedo a la sangre efervescente.

Desde la cama reclinable, la solución previamente pactada convierte en cálido el ambiente -se ha extraído "la maldad" del cuerpo-, como si fuera tan simple transformarse en santo, olvidar la frialdad de los depredadores y trazar un perfil impecablemente nuevo y mentalmente capacitado para las infinitas salas de espera que acechan tras cada pestañeo.

La recuperación será corta -prometen-, impermeable y hábilmente construída para comenzar el asalto al basurero del hospital (esto sólo indicado para la población sin apéndice).
Y es que la revolución se expande a partir de las pequeñas acciones:
¡Auto-opérate el apéndice y golpea sus ineptas expresiones sanguinariamente!

30 comentarios:

  1. Hemos de ir hacia un mundo sostenible.
    Un buen ejemplo sería que en la cocina de los hospitales en vez de comprar tanto fuera se utilizaran apéndices y tumores extirpados para preparar los menús.
    A que es buena idea?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En época de crisis no se me ocurre una mejor solución para evitar los recortes en sanidad.

      Eliminar
    2. a mi sí; podemos empezar por extirpar los cerebros de los directivos del centro de salud donde trabajo luego sus sexos y finalmente sus entrañas, haremos un estofado la mar de rico y proteínico se lo daremos de comer a los sindicatos y a sus representantes.

      Eliminar
    3. A mí me da miedo que esos cerebros, sexos y entrañas puedan producirnos una grave indigestión, pues ya sabemos a qué "tareas" de ineptitud suelen dedicarse.

      Eliminar
  2. Todo lo que implique un bisturí me merece una reconsideración y una amalgama de pánico.


    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Extirpar el pedazo de sombra inservible que nunca sabemos cuál es su utilidad, ni para que llegó a nosotros... no es mala idea ehh

    ResponderEliminar
  4. ¡Bendito eslogan!


    Dato estúpido: si leo la palabra opérate, algo dentro de mí hace click y me obliga a cantar/tararear: 'opera tu fimosis, sí, sí, opera tu fimosis'.

    ResponderEliminar
  5. Yo estuve a punto de hacerlo.
    Casi la palmo y la jodida que no daba. Y los médicos pasando de mi.
    Peritonitis, medio muerta y aquí estoy ahora, como buen bicho malo.
    Así que Amanecer, leo esta entrada y te imaginas cómo estoy jajaja

    Lo bueno de no tener apéndice (vermiforme) es que puedo ser astronauta, flipa.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Vivimos en la sociedad de la extirpación, todo sea porque nada altere el estado de las cosas, perfecto a los ojos de Dios, del Club Bilderberg, de nuestros corruptopolíticos, de las ciencias cientificticias y escleróticas, y del fascismo epistemológico...
    Un texto potente, no quería salir sin decírtelo;)

    Besos mil

    ResponderEliminar
  7. Hoy mi lobo ha decapitado un lirio, y hemos extirpado uno completo al final. Como dices la revolución comienza con pequeñas acciones :) No te preocupes ya verás como te recuperarás pronto! Besos!

    ResponderEliminar
  8. Dios me libre de ello, siempre es tan molesto tener alguna operación...muy buen texto, como siempre y esas imágenes que subes, vaya, me encantan!

    Un gusto pasarme por aquí, besos gitanos

    ResponderEliminar
  9. La suerte es que sin duda se trata de una metáfora.

    Siempre una contradicción en los términos que coge por las partes nobles o así.

    Beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Es dificil operar en algunas personas los sentimientos negativos, si es que hay cosas que no pueden ser extirpadas.

    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  11. Seguramente el tío fue feliz siendo Whiskas para osos o más bien Bear Chow :D
    El otro día vi una foto del susodicho o más bien de lo que quedó de él y daba grima ver solo una pierna puesta en pie solo hasta un poco más abajo de la rodilla, como si fuera una pierna postiza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la sutil ironía de todo el conjunto.

    Disfruta de las vacaciones.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. ESTHER: ME ENCANTA!

    "Auto-opérate el apéndice"

    ResponderEliminar
  14. OK, ¿Y como se extirpa lo malo de la mente? ¿Existe algún bisturí?

    Saludos Amanacer Nocturno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. La sangre... me da cosica. Te sigo Amanecer Nocturno, un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  16. Hablas que es una maravilla, y las imágenes cada vez me gustan más. Un beso muy grande :)

    ResponderEliminar
  17. He llegado a tu Amanecer Nocturno al mediodía, espero que no sea demasiado tarde para quedarme. Tus letras me producen sensaciones gratas.

    Un saludo,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la imagen. Ni se diga el texto, como simpre, muy bueno!! Aunque , no se si pueda auto-operarme. Si veo sangre me desmayo.

    Un abraXo

    ResponderEliminar
  19. Jo, me encanta todo, el collage y el texto.Casi me auto-opero...Luego he pensado que sería muy engorroso!
    Un besote saludable (está recien operado).

    ResponderEliminar
  20. Me gustan mucho tus entradas. Las imágenes, las historias, tanta oscuridad y absurdo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Siempre se me ha dado bien la sutura...;)

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como se te de igual que otras cosas vamos apañados...

      Eliminar
  22. te iba a comentar la entrada pero he leído los comentarios que te han dejado y no me atrevo.
    Un abrazo chiripitiflautico.

    ResponderEliminar