miércoles, 4 de abril de 2012

Del elefante que se creía koala.

(Ilustración de Redmer Hoekstra)

Vibra el eucalipto,
se cae el koala.
Escasez de alimentos
y taquicardia infra-alimentada.
Catatónico y sin amigos
-leemos en su estado de Facebook-.

Han vuelto los días grises
aunque
él nunca los coloreó de tonalidades escalares.
Será por la opresión de su bolsa testicular
o por la reiterada ausencia del verde amor
de una hembra desinteresada.

Sin bastones en los ojos
la vida se destiñe por sus patas.


Delira por la trompa,
confinado en un psiquiátrico para animales.

26 comentarios:

  1. Genial, pero pobre Koala. Estupenda foto.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra muchísimo que te haya gustado Once. Comparto tu gusto por los finales no-convencionales. Estoy cansado de que el chico y la chica acaben felices y coman perdices y todo se arregle y se ideal. Es una peli pequeñita, pero que tiene un encanto enorme, y la banda sonora es de las mejores que un servidor ha oido (con permiso de Trainpotting), de hecho un par de canciones ha pasado a formar parte de mi escuchas habituales.

    Espero que sigas con las recomendaciones que te hice. Yo seguiría con Mary & Max o Buscando un beso a medianoche. Ya me contarás.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. jejej muy divertido, buena semana para vos!

    ResponderEliminar
  4. La bestia clama a los hilos de su amo, mientras nos mira golosa esperando la señal.
    Abrazs

    ResponderEliminar
  5. Puedo con todo, menos con la imagen de un inocente koala estampándose, ya ves.

    La ilustración es buenísima, investigaré.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué original. Me encanta este poema. Agradezco ser testigo de tus delirios. Siempre me sorprendes, y eso es lo único que sé seguro que encontraré por aquí. El resto es el vértigo de la incertidumbre. Tu escritura es maravillosa. Besos Esther!!

    ResponderEliminar
  7. Por un momento había pensado que era el koala el que se creía elefante. Influencia de la foto, yo creo.

    ResponderEliminar
  8. Adiós Koala.
    Suerte en el otro mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Sin verde amor está mejor, aun así, empalagoso de gris y la presión en las bolas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Kola y cuerpos... "Han vuelto los días grises aunque él nunca los coloreó de tonalidades escalares." Precioso lo de colorear las tonalidades. Maldito facebook jajaja soy adictaaa!! :S Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Yo también a veces deliro...pero por mis trompas de Falopio.

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  12. Tremendo este poema!! El delirio de la necesidad...

    ResponderEliminar
  13. Excelente foto y texto acompañandose.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Tremenda como siempre, querida mía, un placer pasarme por aquí y disfrutar de tus originalidades.

    Mil besitos cariñosos

    ResponderEliminar
  15. La trompa es una tubería en el desierto.

    ResponderEliminar
  16. La ausencia del verde amor... seguramente por eso no podía discriminar los colores.

    Es muy tierno a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  17. han vuelto los días grises, sí, y en plena primavera, es terrible o no ser un pene de metro ochenta. El mundo es un psiquiátrico lleno de TOCS y TLPS y tenemos hambre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Quizás es una elefante hembra que sueña con ser mujer
    o una mujer que desea ser elefante hembra.

    ResponderEliminar
  19. Me gustó mucho este texto, no podía salir sin decírtelo...
    Un cariño.
    HD

    ResponderEliminar
  20. Amiga, tus escritos siempre me sorprenden, tienes una manera de transmitir muy peculiar e imaginativa, eres la diosa de las letras, tu pluma no es de plata, es de oro.

    Me encantó esta frase: Sin bastones en los ojos
    la vida se destiñe por sus patas.

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  21. Hola amiga,me gusto mucho tu blogger,te agrego,un saludo de Kapry.

    ResponderEliminar
  22. Un psiquiátrico para animales... ladrarán los perros como aullidos, trepará mi miedo en los acacios.

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. Ansiando lo que no se es...terrible existencia.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. MARAVILLAAAA!!!
    besos desde el pisquiatrico, como decía mi abuela..

    ResponderEliminar