martes, 27 de marzo de 2012

De la ausencia de flujos invasores.

(Imagen de icarusglass)

En el equinoccio del paladar
rebosan flujos ambivalentes,
transmutables eróticamente por otros más bajos,
más obscenos,
que manipulan ruidosamente
a nuestra clitoriana ama.
Cuando se ausentan,
una peligrosa sequía ansiógena
nos invade la lengua,
abrasando la tráquea
para construirse una mansión
en primera línea de playa,
perdón,
en primera línea de intestino.
Y entonces las úlceras le hacen una visita,
comienzan la masiva procreación
y trepan hasta la glotis.
Tras un certero tirón,
el verbo “ahogarse” ocupa todas las portadas,
y huyendo de la inminente asfixia
la morfina es la nueva invitada.

Tengamos cuidado,
que es adicta a los humanos.

22 comentarios:

  1. La primavera, la sangre altera... ¿Es adicta a nosotros, o nosotros a ella?

    ResponderEliminar
  2. Habrá que evitar la morfina sea como sea.
    Además hay formas agradables de evitarla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que no nos falten flujos. Ni quienes los provoquen...Me supo bien este poema. Creo que no paras de inventarte. Besos cariñosos

    ResponderEliminar
  4. Es lo que siempre creí con respecto a la morfina: la adicta es ella y no los humanos...

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  5. Que chulo el texto. Reconozco que he tenido que buscar el significado de ansiógena :p

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A mi los flujos!!xD
    Aunque prefiero mil veces la Endorfina a la Morfina...;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. me encanto todo, q buena imagen...besos buena semana para ti!!!

    ResponderEliminar
  8. Esta vez queda todo mas claro, en mi idioma...y me gusta tanto como los otros...solo a la mujer?

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hay adicciones inevitables, creo.

    Perseveremos en las consecuencias del equinoccio.

    ResponderEliminar
  10. Morfina, droga dura, droga fina. En tiempos de sequía fluye la desolación, o la indiferencia que es peor. Esperemos que llueva pronto.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Es como una acidez distinta, ésta no baja, va hacia arriba hasta ahogarme. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo aúllo todos los días elevando el paladar blando :D

    ResponderEliminar
  13. Tus flujos verbales son más adictivos que la morfina de tus versos.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. He quedado salpicado de hígados y riñones y versos TEC.

    Bs.

    ResponderEliminar
  15. Por eso desde la guarida hago oídos sordos.
    La morfina bien sabe de dolores ajenos, como el opio de sueños evaporados.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Los pobres humanos
    tan fastidiados
    por todas partes.



    y siguen vendiendo "esperanzas"

    ResponderEliminar
  17. Una vez fui átomo en un cuerpo humano,fue terrible, realmente espantoso, espero no volver a tener tan mala suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Después de leer a tus comentaristas, ya no queda mucho por decir pareciera contradictorio decir que es adicta a los humanos pero como figura está bien.

    Siempre es un gusto pasar por tu espacio.

    Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  19. No conozco mayor adicción que el amor.

    ResponderEliminar
  20. Si no sentimos el dolor o lo anulamos dejamos de existir...

    ResponderEliminar