sábado, 19 de enero de 2013

Mímica.


11

ahora
en esta hora inocente
yo y la que fui nos sentamos
en el umbral de mi mirada


Alejandra Pizarnik. Árbol de Diana.

I.
Se suicidaban tarde
siempre de óxido
y apagaban con cristales
lo que había empezado en otra vida
entre dos estómagos sedientos de noche.

II.
Se susurraban
("animal")
para simplificar
un ocaso amoroso
-cualquiera-
para vaciar el amor
sin que llore
y
sobre todo
para que no me apiadara
yo misma
o ella
de mí misma
o de ella
(ella,
mi yo catártico
que ahora habita el silencio:
ya abrazó la palabra
antes de ser animal
y olvidar el movimiento).

III.
Se hipnotizaban al oído,
decían:
"somos mímica
ojalá eterna"
y
-¡malditos!-
me escribían:
"vamos a dejarlo"
pero el sexo
y el pellizco del amor
les dejaba asesinados de brillo,
y siendo sonidos rotos
no se sabe
decir no quiero.

26 comentarios:

  1. Me maravilla el último, Esther, el sonido roto, como la poesía rota de la Pizarnik, que, sin embargo, nos reconstituye.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso, ya se ve a Pizarnik por ahí, precioso :D

    ResponderEliminar
  3. "Sedientos de noche..."
    Me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Al final estamos hechos de egos y alter egos conviviendo entre el pasado, el presente y el futuro.

    ¿Cuantas vidas somos en esta misma?

    ResponderEliminar
  5. muy buena entrada, gracias por compartir, beso

    ResponderEliminar
  6. Hipnotizado me voy.
    Leo, leo y releo.
    Y cada vez me gusta más.
    Bien. Muy bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. "y el pellizco del amor
    les dejaba asesinados de brillo,
    y siendo sonidos rotos
    no se sabe
    decir no quiero."

    ¡IMPACTANTE!

    MARAVILLOSOS POEMAS.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  8. Genial como siempre!!

    PD: con respecto a tu pregunta, no es mi primer libro, mi primer y único libro publicado es DECLIVE DE AMOR. "Rarities" es un pequeño poemario, que como su nombre lo indica es de rarezas, recopila poemas publicados hace 15 años.

    ResponderEliminar
  9. Juer, el tercero es fabuloso! aunque no le hago ascos a los otros dos...:)
    Que maravilla, Esther, que maravilla!

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. El final es precioso,
    ''no se sabe decir no quiero''
    ¡y qué cierto!

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo será la mímica de una anciana cuando recuerda sus años húmedos?.

    Decir te quiero es decirlo todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Te felicito.
    No puedo decir más.
    Leído y releído.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡Oh, venerada Pizarnik! ¿Podrán vaciarnos el amor? Soy afortunado de poder leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. No se sabe decir, no se puede decir.

    Qué buena eres, hostia.

    ResponderEliminar
  15. me castigas la noche, maldita, y no sé decirte no quiero.
    eres totémica¡¡¡
    besos Esther.

    ResponderEliminar
  16. Jejeje, es verdad, para mi que el peluquero de El cuerpo fue el que peinó a Imanol, jejeje. (Que se hubiera puesto taconazos, total nadie los iba a ver).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Tremendo!!! Me quedo pensando..

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  18. Sonidos rompiéndose al unísono, quizás sea lo más a que podemos aspirar...Hermoso como se conjuga en ti Pizarnik...Bicos, Esther!

    ResponderEliminar
  19. no decir no quiero.

    (al fin al día)

    un beso. o dos.

    ahora en: sin corsé http://lasonrisaverticalalaire.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar