domingo, 13 de enero de 2013

Cutting blades.

(Ilustración de Jean-Paul Bourdier)

Obsesiónate con tus láminas
que se humedecen
cuando la sequía apremia
cuando nos obstruye:
ojos pálidos de viento
palabras no conscientes
pero la verticalidad
las sepultó de polvo
pero si la verticalidad
las repitió
fuera del tiempo.

Muévelas lento
-¡cuidado con los huesos!-;
los ojos dormidos
son asombro y llanto
que contagian ráfagas
a los pájaros
de los inviernos
que nunca
fueron
ni
serán
nuestros.

Cortarse con otras láminas de piel nos lleva a beber la ausencia
como si el café caliente fuera ella
en los días impares
en los misterios
punto y final
de los huecos
que nos
salvan
de ser
nuestras
propias
sombras
de invierno.

31 comentarios:

  1. Esther: la imagen que ilustra el poema es una maravilla.
    maravilla: eres justo lo que te acaba de escribir Esther.
    inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Impactante imágen con un texto maravilloso.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  3. "otras láminas de piel" Esa frase me hizo pensar mucho. Láminas de piel.

    Y si que las hay.

    Besos Esther, un buen poema.

    ResponderEliminar
  4. ... en los días impares / en los misterios...

    Qué hacer sino beber ausencias?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que mantener el equilibrio de los barcos para que no se hundan.

    Un beso.

    Gio.

    ResponderEliminar
  6. "Cortarse con otras láminas de piel nos lleva a beber la ausencia" preciosas láminas... tus palabras son grietas en mi piel, besos!

    ResponderEliminar
  7. Otra de tus obras maestras!!

    Te dejo un beso Esther y se feliz!

    ResponderEliminar
  8. Jamás dejé de creer que era mi propia sombra de invierno.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  9. La primera estrofa es genial.
    Me ha gustado mucho esta perspectiva. Y las sombras de invierno. ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. la imagen de cortarse con las laminas de otras pieles es maravillosa.
    me encanta.
    y tambien la referencia a los días impares.

    besos

    L.

    ResponderEliminar
  11. Somos eso, láminas y sombras, pájaros medio agónicos y sombras de una estación cualquiera.
    Beber ausencias es un arte: o acaban en letras o nos acaban.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Que maravilla, joder.

    No suelo comentar porque nunca sé que decir, pero por aquí me dejo caer siempre.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  13. Instruye al cajón que nos espera debajo de los álamos. Limita el gusano fisgón que nos tritura. Esther, cena poemas y abre las ventanas, pero no te arrojes al vacío.

    Bs.

    ResponderEliminar
  14. Beber ausencias... puede que sea la forma más factible de olvidar. Siempre habrá otra lámina esperando traspasar otro trozo de piel. Hermosas palabras, es como tener ante nosotros el paisaje de un cuerpo. Besos.

    ResponderEliminar
  15. La foto mola.

    Agregada a filmaffinity (ya lo estabas)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Yo tampoco sé que decir... Hoy me quedo con las imágenes que transmiten tus palabras.

    ResponderEliminar
  17. Qué lindo!!!!
    Un beso y que tengas una fantástica semana

    ResponderEliminar
  18. Metáfora desaprovechada casi hasta el final.

    ResponderEliminar
  19. Siempre hay alguien ausente en mi café caliente...siempre! Como siempre fascinante, Esther. Besos!

    ResponderEliminar
  20. lo peor es cuando ya no hay sangre que derramar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Una parte de nosotros nos abandona cuando alguien llega a nuestra vida y parte con rumbo a otro lugar...

    ResponderEliminar
  22. Otra vez excelente, otra vez me hundo en tus versos. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Bello y profundo poema, mi querida amiga.

    Un beso

    ResponderEliminar