martes, 6 de noviembre de 2012

Tres puntos de constelación nerviosa.

(Ilustración de Moises Mahiques)

Entre las vértebras
el primero:
si limas la piel,
y la llenas de fuego,
el hueso brilla fuerte
y el reflejo,
y tu reflejo,
se oxida,
y no se pierde,
y no te mueres.

***

Uno en cada muñeca
por el silencio de las abolladuras
cuando las posas sobre el papel,
por la quemazón del aire
cuando aprueban una ilusión,
por los gritos de tu cabeza
cuando se adormecen al amanecer
y nunca les importa que se te gaste la voz,
porque aunque su movimiento duela
no sangra
y los minutos blancos
no cesan de bailar con la tinta
por ellas,
de danzar endiablados
por ellas,
de mudarse de color
por ellas.

***
Tres puntos de constelación nerviosa
que nos muerden desde dentro
y nos sudan desde fuera
y nos vierten estupefacción
al erizarnos el vello
y llegar la confusión
al cuerpo,
a tu cuerpo.

21 comentarios:

  1. Me dejas pensando, y sintiendo tres puntos que antes me parecía no sentir.....Bico, queridiña

    ResponderEliminar
  2. 10 puntos de admiración poética.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esa forma de carne en la estructura, ese espacio en cada palabra y en cada decisión de poner una coma porque sí cuando sí o porque quieras donde quieras; esa habilidad... Y la contemporaneidad. Sigo creyendo -porque me sigue encantando- en este proyecto para la poesía actual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y un axón gigantesco, monstruoso, que conecta los sentimientos, las sensaciones más elementales si quieres, con algo ajeno y distinto y sin embargo hecho de la misma materia, del mismo polvo de estrellas, que diría ella.

    ResponderEliminar
  5. ...Que nos muerden desde dentro y nos sudan desde fuera...
    Se me ha hecho una flecha la lectura.
    Vuelves fuerte, querida.
    Besines

    ResponderEliminar
  6. durante mucho te he echado de menos, y lo sabes. ahora sé que has vuelto, Esther, a ese tiempo en que todos fuimos plantas.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me dolió desde limar la piel, demasiado fuerte lo sentí.

    ResponderEliminar
  8. El punto G de la brava poesía.
    En cada terminal nervioso habita un ciervo de colores.

    besos.

    ResponderEliminar
  9. Este poema es puramente catártico.

    Siento lo de mi blog por cierto, creo que si actualizas te debe de salir todo bien xD

    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentarios de tu blog funcionan cuando les viene en gana, da igual que actualice o entre directamente en la entrada o directamente en el blog, salen cuando les da la gana xD

      Eliminar
  10. Me busco los puntos para confirmarme...Un encanto, siempre.

    ResponderEliminar
  11. Comparto la opinion de Toro. El ultimo versos expectacular!!

    un abraXo!

    ResponderEliminar
  12. El resto tenemos tres, tú el doble...

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Empezaré a buscar esos tres puntos de constelación nerviosa en mí.

    Excelentes versos querida Esther.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Será puesto en práctica.
    Gran aporte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Yo también tengo una constelación de tres puntos, también me muerde.

    M.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado tu frase: "pese a lo francés de la peli" jejeje.

    Joder que vergüenza con las putas haches, voy a tener las entradas que tengo preparadas hasta dentro de un mes, que no doy una. Gracias una vez más :)

    Un bratso.

    ResponderEliminar
  17. Leerte es un gran placer, me encanta ese juego erótico que se respira por aquí

    ResponderEliminar
  18. Escribes de puta madre, Esther. Enhorabuena!

    ResponderEliminar