jueves, 21 de abril de 2011

Las puertas de la percepción.


Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es, infinito.
(William Blake)

Según Aldous Huxley el cerebro humano filtra la realidad para no dejar pasar todas las impresiones e imágenes, las cuales serían imposibles de procesar. De acuerdo con esta visión, las drogas pueden reducir este filtro, o abrir estas puertas de la percepción, como él lo expresa metafóricamente.

Para verificar esta teoría, Huxley toma mescalina y escribe sus pensamientos y sentimientos. Lo que nota es que los objetos cotidianos pierden su funcionalidad y de repente existen "como tales". Espacio y tiempo se vuelven irrelevantes y la percepción parece hacerse mayor, sobrecogedora y a veces hasta ofensiva porque el individuo es incapaz de hacer frente a la enorme cantidad de impresiones.

He aquí un fragmento del libro en el que escribe lo indicado en el párrafo anterior: Las puertas de la percepción, un compendio de sus obras acerca de las drogas alucinógenas:

Desde la puerta me dirigí a una especie de pérgola cubierta en parte por un rosal trepador y en parte por listones de una pulgada de ancho, con media pulgada de espacio entre ellos. Brillaba el sol y las sombras de los listones formaban un dibujo de cebra en el piso y en el asiento y el respaldo de la silla de jardín que se hallaba al fondo de la pérgola. Esta silla... ¿la olvidaré alguna vez? Allí donde las sombras caían sobre la lona de la tapicería, las franjas de un añíl a la vez profundo y brillante alternaban con otras de una incandescencia tan intensa que era difícil creer que no estuvieran hechas de fuego azul. Durante un lapso que pareció inmensamente largo, miré sin saber, incluso sin desear saber, lo que tenía delante. En cualquier otro momento hubiera visto una silla con alternadas franjas de luz y de sombra. Hoy, el precepto se había tragado al concepto. Yo estaba tan completamente absorbido por el mirar, tan fulminado por lo que realmente veía, que no podía darme cuenta de ninguna otra cosa. Muebles de jardín, listones, luz solar, sombras... Todas estas cosas no eran más que nombres y nociones, meras verbalizaciones, para propósitos utilitarios y científicos, después del suceso.





The Doors basaron el nombre de su banda en el título del libro al igual que se inspiraron en él para componer ese fantástica canción.

6 comentarios:

  1. Le tengo ganas al libro, unas ganas tremendas.

    ResponderEliminar
  2. Curioso, curioso...

    Qué estudias por cierto? ^^ porque así al leerte esto, no se si es por curiosidad propia o porque lo hayas visto en algún sitio en concreto.. :P

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Jijiji, lo sabía!! yo también estudio Psicología!! :P por eso, es que todos estos temas ya me suenan, y digo.. mmmm... podría ser, podría ser que ella también estudiase lo mismo ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Los fractales son preciosos! las drogas son fantásticas, una puerta a múltiples visiones de la realidad, con cuidado claro.

    ResponderEliminar