viernes, 6 de junio de 2014

Una infancia en las costillas.

(Collage de Katrien de Blauwer)

 [...] voces también bajo la forma de la herida, bajo figura de palomas en un charco de sangre.

Juan Carlos Mestre

Salpica el pez al sumergirse antes de cantar bajo el agua
el corazón antes de saltar a la mano
la voz de la ira corre bajo la sombra.
Queda a años luz la guarida salvaje
la angustia subterránea
de antes de conocerte.

Sueño cuchillos enfermos en el pelo
lobos grises
otoños cubriéndome las rodillas entre espasmos.
No hay lentitud que me baste.
Mi morada son las voces-raíces
un esqueleto sin principio
con una infancia en las costillas.

(poema incluido en la plaquette de la librería La Plaquette: '#2 Espacíos Vacíos')

15 comentarios:

  1. Infancia en las costillas, desata el hilo que te las envuelve. Sabes que yo siempre estaré aquí para ello.

    Y si no fuimos lo suficientemente lento, ahora estamos avanzando demasiado sin saber a dónde. Abogo por esa lentitud.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso...hay algunos versos que no se leen, sino que revolotean...Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Bella incógnita poética.

    Bello como siempre Esther.

    ResponderEliminar
  4. Un poema engañoso y me explico, después de dos primeros versos saltarines todo vira hacia la carencia, hacia lo sibilino y oculto. Aunque la luz y la esperanza quieren quedarse en la primera estrofa a mi se me hace demasiado amenazante esa "ira corre bajo la sombra", que a mí me da mucho miedo de que pueda revelarse de un momento a otro.

    Y llegamos a la segunda estrofa que a mí me produce una sensación de frío y carencia, de ausencia. Cómo si la actitud juguetona del pez del primer verso hubiera desaparecido.

    Me gustan las imágenes trabajadas. Es obvio que esta es sólo una interpretación personal y subjetiva. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me siento cercano a ti.
    Por esos sueños tan familiares.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Belleza poética absoluta y un collage maravilloso

    ResponderEliminar
  7. Hágase el otoño y estallen todos los esqueletos y vuelva Flaubert de entre los muertos.

    ResponderEliminar
  8. No lo sé, mejor que la infancia quede a la espalda, Un beso.

    ResponderEliminar
  9. lirísmo puro éste poema, esther.
    una delicadeza tan preciosa...

    un beso grande

    ResponderEliminar
  10. UNA INTERIORIDAD CLARA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  11. Me encanta las figuras oscuras que utilizas, te invito a leer mi blog y espero tus comentarios buscandolaspalabrasenuntintero.blogspot.mx

    ResponderEliminar